Cómo elegir el color de tu decoración

por | 28 marzo, 2016

Elegir un color que se adapte a nuestros gustos es una tarea que aunque en principio puede parecer muy fácil, se puede complicar mucho más de lo que pensamos. A continuación queremos exponer una serie de aspectos a tener en cuenta para que la elección del color de tu nueva decoración se algo muchísimo más sencillo.

Antes de empezar, es de vital importancia que tengas en cuenta que los colores tienen mucha influencia sobre las emociones de las personas. En base a estas emociones y a las diferentes estancias de las que se compone nuestra casa, es importante adaptar el color de cada estancia a las emociones que queramos sentir en cada uno de esos lugares.

La unión entre colores y emociones

A continuación vamos a ver los diferentes efectos que los colores tienen en nosotros.

Amarillo: el amarillo nos aporta mucha alegría y positividad. El color amarillo tiene el mismo efecto nuestro cerebro que el botón para encender cualquier aparato electrónico. Es un color ideal para utilizarlo en la cocina o en aquellos lugares en los que vayamos a desarrollar alguna actividad para la que necesitemos tener despierto el cerebro.

Azul: en este caso estamos hablando de un color que se relaciona directamente con la tranquilidad. Además, el azul es un color que suprime prácticamente por completo nuestro apetito, por lo que en este caso no sería buena idea utilizarlo en una cocina o en un comedor.

decorar pisos

Verde: el color verde es naturaleza, crecimiento, armonía mucha paz. En función de la tonalidad del verde utilicemos podremos conseguir cosas muy diferentes. Por ejemplo, una habitación pintada de verde suave nos aportará mucha tranquilidad y serenidad para desarrollar actividades para las que necesitemos concentrarnos de alguna manera.

Morado: el morado es un color que desde hace muchos años está ligado al mundo espiritual y esotérico. Dependiendo de la tonalidad utilicemos podremos conseguir desde efectos tremendamente sedantes hasta estimulantes realmente efectivos. Hay que tener mucho cuidado con el lugar en el que se utilizan, por eso la mayoría de las personas prefieren utilizarlo en una sola pared y casi siempre en el dormitorio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *